CARTA DEJUAN PABLO II ALAS FAMILIAS


A través de la familia discurre la historia del hombre, la historia de la salvación de la humanidad. He tratado de mostrar en estas páginas cómo la familia se encuentra en el centro de la gran lucha entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte, entre el amor y cuanto se opone al amor. A la familia está confiado el cometido de luchar ante todo para liberar las fuerzas del bien, cuya fuente se encuentra en Cristo, redentor del hombre. Es preciso que dichas fuerzas sean tomadas como propias por cada núcleo familiar, para que, como se dijo con ocasión del milenio del cristianismo en Polonia, la familia sea "fuerte de Dios"59. He aquí la razón por la cual la presente carta ha querido inspirarse en las exhortaciones apostólicas que encontramos en los escritos de Pablo (cf. 1 Co 7, 1-40; Ef 5, 21-6, 9; Col 3, 25) y en las cartas de Pedro y de Juan (cf. 1 P 3, 1-7; Jn 2, 12-17). ¡Qué parecidas son, aunque en un contexto histórico y cultural distinto, las situaciones de los cristianos y de las familias de entonces y de ahora!

Os hago, pues, una invitación: una invitación dirigida especialmente a vosotros, queridos esposos y esposas, padres y madres, hijos e hijas. Es una invitación a todas las Iglesias particulares, para que permanezcan unidas en la enseñanza de la verdad apostólica; a los hermanos en el episcopado, a los presbíteros, a los institutos religiosos y personas consagradas, a los movimientos y asociaciones de fieles laicos; a los hermanos y hermanas, a los que nos une la fe común en Jesucristo, aunque no vivamos aún la plena comunión querida por el Salvador 60; a todos aquellos que, participando en la fe de Abraham, pertenecen como nosotros a la gran comunidad de los creyentes en un único Dios61; a aquellos que son herederos de otras tradiciones espirituales y religiosas; a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

¡Que Cristo, que es el mismo "ayer, hoy y siempre" (cf. Hb 13, 8), esté con nosotros mientras doblamos las rodillas ante el Padre, de quien procede toda paternidad y maternidad y toda familia humana (cf. Ef 3, 14-15) y, con las mismas palabras de la oración al Padre, que él mismo nos enseñó, ofrezca una vez más el testimonio del amor con que nos "amó hasta el extremo" (Jn 13, 1)!

Hablo con la fuerza de su verdad al hombre de nuestro tiempo, para que comprenda qué grandes bienes son el matrimonio, la familia y la vida; y qué gran peligro constituye el no respetar estas realidades y una menor consideración de los valores supremos en los que se fundamentan la familia y la dignidad del ser humano.

Que el Señor Jesús nos recuerde estas cosas con la fuerza y la sabiduría de la cruz (cf. 1 Co 1, 17-24), para que la humanidad no ceda a la tentación del "padre de la mentira" (Jn 8, 44), que la empuja constantemente por caminos anchos y espaciosos, aparentemente fáciles y agradables, pero llenos realmente de asechanzas y peligros. Que se nos conceda seguir siempre a Aquel que es "el camino, la verdad y la vida" (Jn 14, 6).

Que sean éstos, queridísimos hermanos y hermanas, el compromiso de las familias cristianas y el afán misionero de la Iglesia durante este año, rico de singulares gracias divinas. Que la Sagrada Familia, icono y modelo de toda familia humana, nos ayude a cada uno a caminar con el espíritu de Nazaret; que ayude a cada núcleo familiar a profundizar su misión en la sociedad y en la Iglesia mediante la escucha de la Palabra de Dios, la oración y la fraterna comunión de vida. ¡Que María, Madre del amor hermoso, y José, custodio del Redentor, nos acompañen a todos con su incesante protección!

Con estos sentimientos bendigo a cada familia en el nombre de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, del año 1994, décimo sexto de mi Pontificado.

Notas: 1. Cf. Cart. Enc. Redemptor hominis (4 de marzo de 1979), 14; AAS 71 (1979), 284-285. 2. Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. Past. Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 1. 3-5. Ib., 22. 6. Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. Dogm. Lumen gentium, sobre la Iglesia, 11. 7. Gaudium et spes, parte II, cap. 1. 8. Rituale Romanum, Ordo celebrandi matrimonium, n. 74, editio typica altera, 1991, p. 26. 9. Cf. Exhort. apost. Familiaris consortio (22 de noviembre de 1981), nn. 79-84: AAS 74 (1982), 180-186. 10. Cf. nota 8. 11. Gaudium et spes, 48. 12. Exhort. Apost. Familiaris consortio (22 de noviembre de 1981), 69: AAS 74 (1982), 165. 13. Gaudium et spes, 24. 14. Ritual del matrimonio, Escrutinio, n. 93 (ed. 1970). 15. Familiaris consortio, 28. 16. Cf. Pío XII, Cart. Enc. Humani generis (12 de agosto de 1950): AAS 42 (1950), 574. 17. Gaudium et spes, 24. 18-19. Ib. 20. Confesiones, I, 1: CCL 27, 1. 21. Gaudium et spes, 50. 22. Ritual del matrimonio, Consentimiento, n. 94 (ed. 1970). 23. Ib. 24. S. Tomás de Aquino, Summa Theologiae, I, q. 5, a. 4, ad 2. 25. Gaudium et spes, 24. 26. Cf. Cart. Enc. Sollicitudo rei socialis (30 de diciembre de 1987), 25: AAS 80 1988, 543-544. 27. Redemptor hominis, 14; cf. Cart. Enc. Centesimus annus (1 de mayo de 1991), 53: AAS 83 (1991), 859. 28. Adversus haereses, IV, 20, 7: PG7, 1057; Sch 100/2, 648-649. 29. Centesimus annus, 39. 30. Sollicitudo rei socialis, 25. 31. Cf. Pablo VI, Cart. Enc. Humanae vitae (25 de julio de 1968), 12: AAS 60 (1968), 488-489; Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2366. 32. Gaudium et spes, 24. 33. Cf. Homilía en el rito de clausura del Año Santo (25 de diciembre de 1975); AAS 68 (1976), 145. 34. Gaudium et spes, 22. 35. Cf. Ib. 47. 36. Summa Theologiae, I, q. 5, a. 4, ad 2. 37. Ib., I-II, q. 22. 38. Lumen gentium, 11, 40, 41. 39. Ritual del matrimonio, Escrutinio, n. 93 (ed. 1970). 40. Código de derecho canónico, can. 1055, &1; Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1601. 41. Gaudium et spes, 74. 42. Centesimus annus, 57. 43. Cf. Cart. Enc. Laborem exercens (14 de septiembre de 1981), 19: AAS 73 (1981), 625-629. 44. Cf. Adversus Haereses, III, 10, 2: PG7, 873; Sch 211, 116-119; S. Atanasio, De incarnatione Verbi, 54: PG 25, 191-192; S. Agustín, Sermo 185, 3: PL 38, 999; Sermo 194, 3, 3: PL 38, 1016. 45. Gaudium et spes, 24. 46. "Uno en cuerpo y alma" ("Corpore et anima unus"), como puntualiza con una feliz expresión el Concilio: ib., 14. 47. Cf. Ib., 22. 48. Cf. Lumen gentium, 56-59. 49. Cf. Pont. Cons. para las Comunicaciones Sociales, Inst. Past. Aetatis novae, (22 de febrero de 1992), 7. 50. En la liturgia de la fiesta de los Santos Inocentes, que se remonta al siglo V, la Iglesia –con palabras del poeta Prudencio (+405)– los recuerda como "flor de los mártires que, en el mismo amanecer de su vida, el perseguidor de Cristo arrancó, como arranca la tormenta las rosas apenas florecidas". 51. S. Atanasio, De incarnatione Verbi, 54: PG 25, 191-192. 52. Cf. Veritatis splendor, 84. 53. Dichos de luz y amor, 59. 54. B. Pascal, Pensées, Le mystée de Jesús, 553 (ed. Br.). 55. Cf. en particular, Gaudium et spes, 47-52. 56. Especial atención merece el Discurso a las participantes en el Congreso de la Unión Católica Italiana de Comadronas (29 de octubre de 1951), en Discursos y Radiomensajes, XIII, 333-353. 57. Discurso de los miembros del "Consilium de Laicis" (2 de octubre de 1974); AAS 66 (1974), p. 568. 58. Lumen gentium, 40. 59. Cf. Card. Stefan Wyszynski, Rodzina Bogiem silna, Homilía pronunciada en Jasna Gora (26 de agosto de 1961). 60. Lumen gentium, 15. 61. Cf. Ib., 16.

Publicado por Human Life International – Vida Humana Internacional © 1998. Se permite la reproducción total o parcial de este escrito con fines no lucrativos y con la autorización de Vida Humana Internacional.

Vida Humana Internacional tiene disponible información adicional sobre éste y otros temas en su sitio de Internet bajo la sección "Vida y Familia". También tiene disponibles folletos, libros, y videos; solicite nuestro catálogo.

Acerca de FranceSalcido

Soy una mujer muy feliz, tengo a dios en primer lugar en mi vida, casada con un maravilloso hombre. tengo 2 hermosos hijos.
Esta entrada fue publicada en catolicos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s