carta de san judas tadeo


Siervo de Jesucristo

San Judas creyó siempre que su único objetivo en la vida era entregarse completamente al servicio de Jesucristo. Esa entrega total de sí mismo al Maestro, le mereció, como premio, la corona del martirio. Cuando San Judas se dirige a los fieles Cristianos, lo hace como a compañeros también llamados, amados y protegidos por Jesucristo. Ahora bien, cuando una persona es llamada o invitada puede serlo de tres maneras: a) Para hacerse cargo de un puesto, de una responsabilidad, de una obligación; b) Para asistir a una reunión, a una fiesta social; c) Para dar cuenta de si mismo, de sus acciones.

San Judas nos dice que él fue llamado para ser APOSTOL, y que esto le llenó de contento y a la vez de responsabilidad, porque tenía muy en cuenta las palabras de Jesucristo "A quien mucho se le da, se le pedirá cuenta de mucho". San Judas estuvo siempre dispuesto a dar cuenta de sí mismo.

Como San Judas, todos los cristianos llamados a seguir a Jesucristo, junto con el gozo de ese llamamiento especial, tenemos también la gran responsabilidad de corresponder a tan sublime llamamiento y de estar dispuestos en todo momento a dar cuenta de los talentos o gracias que Dios nos ha dado.

A medida que aumenta el conocimiento del amor de Dios hacía nosotros, así cambia también la psicología del cristiano con respecto a su modo de corresponder a Dios, amándole más y más y sirviéndole mejor, no por temor, sino por amor. San Judas estaba muy compenetrado de esta doctrina. La mejor manera de mostrarnos su amor, fué que Dios nos envió a su único Hijo y Salvador nuestro, para redimirnos, prueba que convenció a San Judas de que Dios es nuestro Padre que desea que sus hijos participen de su vida divina lo mas íntimamente posible.

Al decirnos San Judas, que el cristiano es aquel a quien Cristo protege, nos da a entender que el cristiano nunca está solo. Cristo, dice San Judas, está siempre vigilando a sus criaturas protegiendolas cada vez que alguna preocupación, desesperación o desilusión los agobia en el quehacer diario.

Parece que San Judas se está referíendo a si mismo a todos los seguidores de Jesucristo al dirigir su carta "a los amados en Dios Padre, llamados y conservados en Cristo Jesús" (1, 1).

Hermano de Santiago el Menor

Santiago el Menor y San Judas estaban emparentados con nuestro Señor Jesucristo. Se les llama "hermanos" de Nuestro Señor; pero hay que tener en cuenta que esta palabra hermano en arameo, como en hebreo y otras lenguas orientales, aún modernas, como en los dialectos filipinos, por ejemplo, se aplica a primos, así como a otros familiares y aun, por cortesía, a personas con quienes no se tiene ningún parentesco.

La Sagrada Escritura usa frecuentemente esta palabra "hermano" en este sentido amplio. A Lot, por ejemplo, se le llama hermano de Abraham, siendo así que no era mas que su sobrino. Labán es llamado también hermano de Jacob cuando en realidad era solamente tío de Jacob. A los hijos de Oziel y Aarón, así como los hijos de Cis y las Hijas de Eleazar, se les llama hermanos y solo eran primos entre sí.

Sabemos que La Virgen María solamente tuvo un hijo, Jesús. Estos dos Apóstoles, Santiago y Judas, eran probablemente hijos de Cleofás y de una tal María, hermana de la Santísima Virgen; por lo tanto, Santiago y Judas eran primos hermanos de nuestro Señor y sobrinos, por tanto de nuestra Señora, la Virgen María.

Santiago el Menor es más conocido que Judas su hermano, porque fué el primer obispo de Jerusalén y el primer Apostol que sufrió el martirio. No hay que extrañarse, pues, que Santiago escribiera en su carta: "Tened, hermanos míos, por objeto de sumo gozo el veros rodeados de varias tribulaciones. Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, pues después de haber sido probado, recibirá la corona de la vida que Dios le ha prometido (1,2-11).

San Judas es conocido con TRES nombres. Como su nombre es igual al de Judas Iscariote, el traidor, cuando se habla de nuestro Santo, se hace de una manera negativa: Judas, no EL ISCARIOTE. Así el evangelista San Juan , al narrar lo ocurrido en la última Cena, se expresa asi: "Dijole Judas no EL ISCARIOTE: "Señor, qué motivo hay para que te manifiestes a nosotros y no a todo el mundo," (XIV, 22) El Señor respondió a Judas que tanto El San Judas Tadeo se llama no habitarán en nosotros hasta que no Les amemos y cumplamos sus mandamientos.

En el Evangelio de San Mateo, escrito en hebreo y conservado en griego, la versión autentica de la Vulgata que la iglesia usara como autentica, se da a San Judas el nombre de TADEO.

Epistola o Carta Del Apostol San Judas

SALUDO: Judas, SIERVO DE JESUCRISTO Y HERMANO DE SANTIAGO, a los amados por Dios Padre, llamados y conservados en Cristo Jesús. La misericordia, la paz y la caridad abunden más y más en vosotros.

Advertencia contra los falsos doctores (herejes). Carísimos: deseando ardientemente escribirles acerca a su bien estar, estoy ahora en la necesidad de escribirles para recurrirles a que luchen por la fe que ha sido enseñada a los santos. Porque se han entremetido, con disimulo, ciertos hombres impíos, quienes de antemano están destinados para este juicio, los cuales cambian la gracia de nuestro Dios en una desenfrenada licencia y reniegan de Jesucristo, nuestro único soberano y Señor.

Castigo de Dios contra los incrédulos y malvados. Quiero recordarles deseo que estuvieron instruidos en todas estas cosas, que habiendo Dios salvado al pueblo de la tierra de Egipto, destruyo después a los que fueron incrédulos. A los ángeles que no conservaron su dignidad, sino que abandonaron su morada, los reservó para el día del juicio, en el abismo tenebroso con cadenas eternas. Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades comarcanas, siendo reas de los mismos excesos de impureza y entregados al pecado aborrecible, resultaron a servir de advertencia, sufriendo la pena del fuego eterno. De la misma manera amancillan estos también su carne, desprecian la dominación, y blasfeman contra la majestad. Cuando el Arcángel Miguel disputando, con el demonio altercaba sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió a hablar contra él sentencia de maldición; sino que le dijo: Reprímate el Señor. Estos, al contrario, blasfeman de todo lo que no saben; y abusan, corno brutos animales, de todas aquellas cosas que conocen por razón natural. Desdichados de ellos, que han seguido el camino de Caín, y se entregan al error de Balaam por el deseo de ganancia, y perecen como Core en la rebelión. Estos son los que contaminan vuestros convites, cuando asisten a ellos sin vergüenza, cebandose a si mismos; nubes sin agua, llevadas de aquí para allá por los vientos; árboles otoñales, infructuosos, dos veces muertos, sin raíces: olas bravas de la mar, que arrojan las espumas de sus torpezas; estrellas errantes, a quienes está reservada una tenebrosísima tempestad para siempre.

También profetizó de estos Enoc, que es el séptimo a contar desde Adán, diciendo: Mirad que viene el Señor con millares de santos a juzgar a todos los hombres, y a castigar a todos los malvados por todas las obras de su impiedad, que impiamente hicieron, y por todas las injuriosas expresiones, que profirieron contra Dios, los impíos pecadores, Estos son unos murmuradores que gruñidos, arrastrados de sus pasiones, y con sus bocas se alaban a si mismos, mientras se muestran admiradores de ciertas personas por interés.

EXHORTACIONES. Sin embargo ustedes, estimados fieles, acuerdense de las palabras que anteriormente los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo les dijeron, los cuales les decían, que en los últimos tiempos han de venir unos impostores, que actuaran según sus impiadosas pasiones. Estos son los que se apartan de la fé. Hombres sensuales que no tienen el Espíritu. Uds. al contrario, carísimos elevandose a Uds. mismos como un edificio sobre el fundamento de Nuestra Santísima Fe, orando en el Espiritu Santo, mantenganse en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para la vida eterna. Y a aquellos que están ya sentenciados, corriganlos; a los unos ponedlos en salvo, arrebatandolos de entre las llamas. Y compadeceos de los demás con temor, aborreciendo hasta la ropa, que está contaminada con la carne.

CONCLUSION. En fin, desde que solo Dios es poderoso para conservarlos sin pecado, y as¡ presentarlos sin mancha, y llenos de jubilo ante su gloria en la venida de nuestro Señor Jesucristo, al solo Dios Salvador nuestro, por Jesucristo, nuestro Señor, sea dada la gloria y magnificencia, imperio y potestad antes de todos los siglos, y ahora, y por todos los siglos de los siglos. Amen.

Después de la muerte y Resurreción de Jesucristo, San Judas se dedicó a predicar a través de Mesopotamia por espacio de diez (10) años convirtiendo muchos al cristianismo.

Finalmente, San Judas, terminó sus días con una muerte heroica, cuando los enemigos de Cristo le decapitaron por odio a Jesús. Según la tradición, sus restos mortales fueron trasladados a Roma y sepultados en la cripta de la Basílica de San Pedro.

Concilio Vaticano Segundo

El Concilio Vaticano Segundo, ordena que todas las devociones practicadas piadosamente en la Iglesia, sean en honor de la Virgen María, Madres de Dios, o de los Santos, deben conducir los fieles a un mayor aprecio de la liturgia.

La Iglesia, ha incluido en el ciclo anual eclesiástico, días dedicados a recordar la memoria de los mártires, apóstoles, vírgenes, y demás santos. Estos, elevados, a la perfección por la multiforme gracia de Dios, poseen ya la salvación eterna; cantan sus infinitas perfecciones en el cielo y ofrecen sus oraciones de intercesión por nosotros. Al celebrar el tránsito de los santos de este mundo al cielo, la iglesia proclama el Misterio Pascual realizado ya en los santos que sufrieron y han sido ya glorificados en Cristo; los presenta a los fieles como ejemplares que nos conducen al Padre por medio de Jesucristo, y por sus méritos la Iglesia implora la misericordia de Dios." Const. de la Liturgia Sagrada, No. 104.

A traves de los veinte siglos de existencia de la Iglesia, existió siempre la Tradición de honrar a los Santos, y los Padres de Concilio Vaticano Segundo, reiteran esta verdad con estas palabras de la Constitución:

"Los Santos han sido honrados tradicionalmente en la Iglesia y sus autenticas reliquias e imágenes han sido presentadas a la veneración de los fieles. Porque las fiestas de los Santos proclaman las maravillosas acciones de Cristo y de Sus Siervos y proponen oportunos ejemplos a la imitación de los verdaderos fieles." No. 111. Para que las fiestas de los Santos no prevalezcan sobre la celebración de los Verdaderos Misterios de la Salvación, se deja la conmemoración de muchos santos a las iglesias particulares, a las naciones o las familias religiosas a las que dichos santos pertenecen, y se extiende a toda la Iglesia solo aquellas fiestas que conmemoran fechas o fiestas de los Santos de importancia verdaderamente universal."
Este nuevo y pequeño Librito Devocionario en honor de San Judas Tadeo, ha sido escrito y preparado en conformidad al mondo de ver y deseos del Concilio Vaticano Segundo.
"Se recomiendan muy encarecidamente al pueblo cristiano los ejercicios piadosos (Rosario, Novenas …. ) con tal que estén conformes con las leyes y normas de la Santa Iglesia, o sean mandados o recomendados por la Santa Sede." (Const. sobre la Sag. Liturgia No. 13).

Acerca de FranceSalcido

Soy una mujer muy feliz, tengo a dios en primer lugar en mi vida, casada con un maravilloso hombre. tengo 2 hermosos hijos.
Esta entrada fue publicada en catolicos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s